-->
Consultas WhatsApp

Pedir Cita o Consulta

Click Aquí

El paso del tiempo y los diferentes agentes externos a los que estamos expuestos provocan ciertos cambios en nuestro aspecto, algo que, en la mayoría de los casos, no resulta demasiado favorable. Frente a esto, podemos realizar una intervención que se conoce como lipofilling facial.

La pérdida de elasticidad y volumen de grasa en nuestra piel provoca, a su vez, una pérdida de armonía en nuestro rostro. Y así es como se empiezan a manifestar signos del envejecimiento.

El secreto para tener un rostro joven es precisamente restablecer los volúmenes que se pierden durante el proceso de envejecimiento. Por eso, el lipofilling facial es la herramienta más efectiva de que disponemos, utilizando incluso grasa propia que puede funcionar como relleno, a la vez que regenera los tejidos.

¿Qué es el lipofilling facial?

El lipofilling facial es una técnica quirúrgica que consiste en la extracción de grasa de una zona del cuerpo, para aportarla a una zona del rostro que requiera de una armonización, revitalización o mayor volumen.

Este procedimiento de rejuvenecimiento es más natural que otros, ya que evita utilizar sustancias químicas como relleno.

Además, aporta constituyentes esenciales, como factores de crecimiento y células estaminales que contribuyen a hidratar y fortificar la piel desde su interior.

¿Cómo se realiza el lipofilling facial?

Es una intervención que se realiza de una manera sencilla, dependiendo de la cantidad de grasa propia que se requiera.

El tiempo total que se emplea para realizar la operación puede ser de hasta una hora, dependiendo del caso y de las zonas a tratar. Y podemos realizarla con anestesia local o con anestesia local y sedación.

Para extraer la grasa, solemos utilizar técnicas como la liposucción, extrayendo normalmente del abdomen o de las rodillas.

A continuación, la grasa obtenida se prepara mediante un proceso de centrifugación, filtración y lavado para separar la parte más sana del tejido, que queda listo para el relleno facial.

Posteriormente, tras purificar la grasa obtenida la inyectamos en la zona del rostro donde vayamos a realizar el tratamiento.

¿En qué zonas se puede realizar el lipofilling facial?

Podemos aplicar la grasa extraída casi a cualquier zona que se desee del rostro. Incluso es frecuente rellenar varias zonas para conseguir una mejor armonización facial. 

Las zonas suelen ser: 

  • Líneas de marioneta y surcos nasogenianos.
  • Pómulos.
  • Mentón.
  • Arco mandibular.
  • Zona de las sienes.
  • Ojeras.
  • Labios

Resultados Lipofilling facial

Los resultados de la lipotransferencia facial suelen ser inmediatos tras la cirugía. Y comienzan a notarse mucho más cuando se acaba el proceso inflamatorio. 

Para apreciar los resultados definitivos tendremos que esperar a que la grasa sea totalmente reabsorbida por el cuerpo.

Hay que tener en cuenta que una parte de la grasa inyectada se reabsorbe con el paso de los meses, por eso se suele infiltrar una mayor cantidad de grasa de la que se necesita.

Si estás interesado/a en la intervención de lipofilling facial y deseas más información, no dudes en ponerte en contacto conmigo.