-->
Consultas WhatsApp

Pedir Cita o Consulta

Click Aquí

Todos hemos sido jóvenes y sabemos que en la edad adolescente somos personas extremadamente impulsivas, actuamos antes que pensar y no solemos tener en cuenta las posibles consecuencias de nuestras acciones, y esto puede tratarse de uno de los grandes motivos que provocan la cirugía plástica en menores de edad, un tema ampliamente conocido y tratado desde que una niña británica de 15 años acudió a una clínica para realizarse una cirugía de aumento mamario como regalo por su 16 cumpleaños, regalo hecho por sus padres, a lo que los médicos de la clínica, con buen criterio, se negaron rotundamente indicándoles que hasta los 18 años no le realizarían dicha cirugía.

La cirugía plástica en menores de edad.. ¿Debería prohibirse?

Desde un punto de vista estético, considero que sí, puesto que los cuerpos de los adolescentes todavía están en formación y quizá no necesiten de ese cambio físico a través de la cirugía, sino que cabe la posibilidad de que el propio cuerpo se forme a la imagen que ellos quieran. Otro tema es si hay razones médicas o psicológicas que sí lo recomienden. Para que os hagáis una idea, hay países como Australia, donde los médicos cirujanos que operan a menores de edad sin tener una razón médica o psicológica se pueden enfrentar a dos años de prisión así como la inhabilitación de por vida en sus profesiones.

Como decía al principio, la razón para una cirugía plástica en menores de edad es bastante cuestionable, ya que suele atender a motivos personales sin atender a las consecuencias, como por ejemplo querer pertenecer a un determinado grupo social, o pretender destacar en el instituto buscando la aceptación o notoriedad del grupo alterando el aspecto físico. En esta edad los riesgos son similares en adultos y en adolescentes, pero la diferencia principal es que el adulto ya tiene el cuerpo totalmente formado y no va a tener grandes cambios fisiológicos ni físicos, mientras que un menor de edad todavía no ha formado completamente su seno por ejemplo (atendiendo al caso de la niña británica antes mencionado) y esto podría provocar que la cirugía no tuviera los resultados deseados, o que se formaran muchas complicaciones según su propio cuerpo va formándose ya que los implantes le deformarían todo el busto.

Casi siempre, la cirugía plástica en menores de edad la buscan los adolescentes que esperan que esa operación les mejore la confianza, mejorando así también sus relaciones sociales y accediendo quizá a grupos sociales más exclusivos o mejor vistos a su edad. Hay estudios que demuestran que la satisfacción de la propia imagen mejoró tras una cirugía plástica, aunque también los hay que demuestran que puede conseguirse esa misma mejoría sin necesidad de pasar por quirófano y por tanto, la cirugía plástica en menores de edad no debe ser un recurso, salvo que venga indicado como decíamos antes por motivos de salud o psicológicos.

En estos supuestos casos donde sí podría estar bien utilizada la cirugía plástica en menores de edad, es imprescindible que tanto el menor de edad, como su familia, pasen por un estudio psicológico profundo donde en primer lugar se determina si el motivo es adecuado y donde se intentará hacer comprender los riesgos, posibles beneficios y las más que posibles complicaciones al proceso. Además hay que comprobar el nivel de madurez del paciente para confirmar si será capaz de asimilar su nueva imagen después del tratamiento.

Motivos para realizar una cirugía plástica en menores de edad

Según la SCPRECV (Sociedad de Cirujanos Plásticos de la Comunidad Valenciana), las intervenciones que más se realizan en menores son:

  • Cirugía para corregir las orejas prominentes o en forma de soplillo: la intervención puede empezar a realizarse a partir de los  6-7 años, ya que a esta edad se considera que las orejas han crecido completamente.
  • Deformidades en la nariz que causan problemas respiratorios significativos.
  • Tratamientos para eliminar las cicatrices y marcas del acné.
  • Cirugías reconstructivas o reparadoras para solventar lesiones producidas por accidentes o reconstruir defectos congénitos y tumorales.
  • Reparación del labio leporino (de 6 a 12 semanas de edad) y del paladar hendido(entre 9 meses y 1 año de edad).
  • Niñas que ya han desarrollado el seno adulto y que presentan problemas de asimetría mamaria o senos extremadamente grandes que limitan sus actividades diarias y que pueden provocar secuelas psíquicas.
Rate this post