-->
Consultas WhatsApp

Pedir Cita o Consulta

Click Aquí

Son muchos los pacientes que aprovechan las vacaciones de verano para realizarse una intervención de estética. Disponer de suficiente tiempo libre para efectuar el reposo y los cuidados requeridos, son la base para un resultado realmente satisfactorio tanto a corto como a largo plazo.

El calor, aunque no resulte del todo confortable, no supone ningún problema en la evolución de la cirugía. Hace años no se aconsejaba un tratamiento de este tipo en época de sol y calor. Con los actuales sistemas de climatización y los potentes solares de alta protección podemos olvidarnos de esta vieja premisa.

Son muchas las intervenciones que no presentan mayores complicaciones en cualquier época del año: lifting, aumento de mamas, retoques de nariz, orejas, párpados, gluteos…

Gana pues el hecho de que el verano acostumbre a ser el periodo vacacional más largo, cuando disponemos de más tiempo para cuidar de nosotros mismos, sin los compromisos que impone la rutina familiar y laboral.

Durante el postoperatorio, debemos tratar inflamaciones locales, cicatrices y algunos hematomas que son inevitables a pesar de la aplicación de nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas. La dermis y epidermis de la zona tratada serán especialmente sensibles a la radiación solar pudiendo pigmentarse en un tono marrón difícil de eliminar . Deberemos extremar la protección solar que aplicamos y limitar la exposición solar directa durante las horas centrales del día.

La discreción es otro aspecto fundamental a tener en cuenta. En estos meses resulta más fácil evitar preguntas inoportunas, miradas indiscretas y juicios infundados. Cuando nos reincorporemos a la rutina, todo lo que podrán apreciar serán las mejoras.

Rate this post

[English]

Son muchos los pacientes que aprovechan las vacaciones de verano para realizarse una intervención de estética. Disponer de suficiente tiempo libre para efectuar el reposo y los cuidados requeridos, son la base para un resultado realmente satisfactorio tanto a corto como a largo plazo.

El calor, aunque no resulte del todo confortable, no supone ningún problema en la evolución de la cirugía. Hace años no se aconsejaba un tratamiento de este tipo en época de sol y calor. Con los actuales sistemas de climatización y los potentes solares de alta protección podemos olvidarnos de esta vieja premisa.

Son muchas las intervenciones que no presentan mayores complicaciones en cualquier época del año: lifting, aumento de mamas, retoques de nariz, orejas, párpados, gluteos…

Gana pues el hecho de que el verano acostumbre a ser el periodo vacacional más largo, cuando disponemos de más tiempo para cuidar de nosotros mismos, sin los compromisos que impone la rutina familiar y laboral.

Durante el postoperatorio, debemos tratar inflamaciones locales, cicatrices y algunos hematomas que son inevitables a pesar de la aplicación de nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas. La dermis y epidermis de la zona tratada serán especialmente sensibles a la radiación solar pudiendo pigmentarse en un tono marrón difícil de eliminar . Deberemos extremar la protección solar que aplicamos y limitar la exposición solar directa durante las horas centrales del día.

La discreción es otro aspecto fundamental a tener en cuenta. En estos meses resulta más fácil evitar preguntas inoportunas, miradas indiscretas y juicios infundados. Cuando nos reincorporemos a la rutina, todo lo que podrán apreciar serán las mejoras.

Rate this post