Rinoplastia

La rinoplastia es un procedimiento altamente individualizado, es decir, existe una granvariabilidad entre las personas en cuanto a la forma de la cara, la estructura de la nariz, el tipo de piel, etc. Así, cada paciente tendrá unas necesidades y, por tanto, un tipo de operación de nariz distinto.

Mediante esta cirugía de remodelación nasal se puede mejorar el aspecto externo de la nariz en todas sus subunidades (dorso o giba excesivos, anchura excesiva de huesos propios nasales y deformidades de la punta). Además esta cirugía puede asociarse a la corrección de la desviación del tabique nasal causante de dificultades respiratorias, cirugía conocida como septoplastia. Por todo ello, la rinoplastia debe ser individualizada en cada paciente. Deben ejercerse unas modificaciones específicas en cada caso, con el objetivo de que tanto la nariz como su relación con el resto de estructuras faciales vayan en armonía y sean estéticos.

Nunca deberá perseguirse la nariz ideal, le aportaría un aspecto antinatural, es decir, de nariz operada. Debemos preservar aquellos aspectos positivos de su nariz y mejorar aquellos que le afean, consiguiéndose así una nariz estética, que le “encaje” en su cara.

Este tipo de cirugía puede realizarse desde los 16 años de edad, es decir, una vez pasada la adolescencia. El resultado es permanente y las cicatrices imperceptibles.

Puntos clave de la intervención

Anestesia: General
Duración del Procedimiento: 1 – 2 horas
Ingreso: 24 Horas
Discomfort: Leve, no es tanto dolor como incomodidad por los taponamientos nasales las primeras 24 horas.
Debe esperar: Inflamación hasta el 6º mes, aunque visible al público en 1-2 semanas.
Resultado final: A los 6 meses.
Duración del resultado: Permanente

nariz